San Lázaro estrena Legislatura con prácticas añejas

  • René Fujiwara Montelongo, después de emitir su voto durante la elección de la Mesa Directiva (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
  • Maricruz Montelongo Gordillo, hija de Elba Esther Gordillo (izquierda), con su hijo René Fujiwara Montelongo (Foto: Especial)
  • El diputado del PRI, Jesús Murillo Karam, tomó protesta como presidente de la Mesa Directiva (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
  • Toma de protesta de la LXII Legislatura en la Cámara de Diputados (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
  • Ricardo Monreal, Silvano Aureoles, Jesús Zambrano y Ricardo Cantú (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
  • Formalización del frente opositor de la izquierda en el recinto de San Lázaro (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
  • Diputados de Chiapas con sus trajes de la región donde fueron electos (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
  • Los diputados del frente de izquierda colocaron pancartas en la tribuna de San Lázaro (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
  • Sesión de instalación y toma de protesta de la LXII Legislatura en la Cámara de Diputados (Foto: Lucía Godínez/EL UNIVERSAL)
El Palacio Legislativo es invadido por familiares, amigos y representados de diputados. Pasean por oficinas, patios, y aprovechan el salón de sesiones para más fotos. Legisladores e invitados parecen turistas
11:53

Reabre tareas la Cámara de Diputados de una manera que confirma que es imperdible el genio y la figura de los legisladores, así pasen épocas o sexenios, pues la facha de político con fuero parece esculpida en granito.

Véase lo que ocurre el “día antes de ser”, la fecha en que se constituye la 62 Legislatura, a tres días de inaugurar el año legislativo, el sábado primero de septiembre: Una treintena de diputados de izquierda salta a la tribuna, antes de que el presidente de la Mesa Directiva, Jesús Murillo Karam (PRI), rinda protesta al cargo, el cual le dará un lugar en la historia, cuando entregue la banda presidencial al próximo Presidente de México, en tres meses.

Los diputados que protestan, despliegan cartulinas con leyendas (“No a la imposición”, “La Presidencia no se compra”) relativas a las elecciones. Es una visita casi tímida a la tribuna. Dan la foto del retorno del conflicto. Más tarde, concluido todo, se animarán a gritar consignas, que aplastará sin esfuerzo la gritería priísta. Y se irán con parsimonia de viejo.

Murillo Karam rinde protesta en ese marco del folclor propio de San Lázaro, cuyo salón de sesiones estrena sistema de asistencia y votación.

El Palacio Legislativo es invadido por familiares, amigos y representados de diputados. Pasean por oficinas, patios, y aprovechan el salón de sesiones para más fotos. Legisladores e invitados parecen turistas.

A las prisas, llega la atleta Ana Gabriela Guevara (PT), pero es senadora. Se ha equivocado de cámara. Huye de San Lázaro, el error.

Para la foto del recuerdo, basta estirar el brazo y aplicar el dedo (del que vivirán tres años) al teléfono móvil, que muchos dejarán de contestar cuando los llamen al trabajo. Los veteranos siguen atentos el guión de la sesión. Manlio Fabio Beltrones (PRI) ocupa el espacio de su burbuja. Ha desayunado con Silvano Aureoles (PRD). El plato fuerte, el pastel que se reparte cada tres años: posiciones de gobierno, legislativas y administrativas del mundo raro que es San Lázaro.

ktg

categorías
Contenido relacionado
red política

Todos los derechos reservados. Red Política EL UNIVERSAL, Compañía Periodística Nacional. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos. Correo:redpolitica@eluniversal.com.mx