Comenzó a caminar entre las sillas. Las mujeres lo saludaban, lo abrazaban. En un instante se perdió. Se había caído, pero recupero rápido la compostura. Llegó al pódium y besó a su mujer.