El hoy aspirante a la presidencia de México fue un niño que siempre vivió cercano al seno familiar. Destaca la cercanía con su padre, Enrique Peña del Mazo, quien falleció en 2005, y quien representó uno de los más grandes ejemplos para el mexiquense.