No hay que echarle más gasolina a la hoguera: Graco Ramírez

(Foto: German Espinosa/ELUNIVERSAL)
Es necesario un acuerdo para subir el salario mínimo, asegura; propone un programa de incentivos crediticios para las Pymes
14:20

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez (PRD), propuso aumentar el salario mínimo de manera emergente y un programa de incentivos crediticios para las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) con el objetivo de enfrentar la crisis inflacionaria provocada por el gasolinazo del pasado 1 de enero.

“Mi propuesta es que haya un acuerdo emergente para elevar el salario mínimo, porque se va a afectar la canasta básica, la escalada de precios ya empezó, comenzaron a aumentar las tarifas eléctricas, las tarifas de transporte público, de transporte de carga, los insumos, y eso afecta al poder de consumo de los trabajadores. Por ello planteo un aumento emergente en el salario y un programa de apoyo a las Pymes”, aseguró en entrevista.

En sus oficinas de Polanco, el mandatario perredista y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) aseguró que el próximo lunes se reunirán con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, para que les explique los impactos del modelo de liberación de precios de la gasolina, y con ello generar un consenso entre todos los gobernadores para hacerle una propuesta al presidente Enrique Peña Nieto.

Ramírez Abreu aseguró que en el país hay un “humor social” muy exacerbado, de mucha molestia, porque es evidente el malestar de la ciudadanía con la nueva política de precios de la gasolina y advirtió que hay “grupos” que usan el tema para generar conflictos y violencia.

“Eso es lo que digo debemos tener mucho cuidado en que esto no derive en una crisis mayor, como se dice coloquialmente: ‘No hay que echarle más gasolina a la crisis o echarle más gasolina a la hoguera’ y que esto no derive en un problema de gobernabilidad”.

Sobre la tardanza del Jefe del Ejecutivo federal ante los reclamos de la sociedad, el perredista aseguró que ese es un “cálculo político” y que la propia ciudadanía juzgará su trabajo en el gobierno de la República.

¿De cuánto sería el aumento que propone?

—Lo estamos revisando con nuestro equipo técnico para que este incremento obedezca o se refleje en el impacto en el incremento de la gasolina y el impacto que puede tener en la canasta básica. No podemos adelantar una cifra, la intención es hacerlo y hacerlo con responsabilidad.

¿El programa de apoyos para las Pymes en qué consistiría?

—En que haya una línea de crédito específico de apoyo financiero, a tasas preferenciales, para que ellos puedan soportar también todo lo que implica esta adecuación misma del salario y tener mayor capacidad de competitividad para generar todo un modelo de mercado interno y con ello una oportunidad ante esta situación del alza de precios de la gasolina para favorecer la economía popular.

¿Usted respalda la postura de los legisladores del PRD para que el Ejecutivo suspenda la liberación de los precios de la gasolina?

—No lo tengo claro, porque si así hubiera sido tendría que ser un decreto del Presidente y fue una aprobación del Congreso la que se hizo en diciembre en la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal, eso está ahí establecido. El diputado [Jesús] Zambrano también planteó reformar la ley para adecuarla en la lógica de revertir la magnitud del aumento.

¿Podrían echar atrás el IEPS para las gasolinas?

—Tendría que ser mediante una rectificación que haga el Congreso de rectificar la tasa del IEPS. Está en las posibilidades del diálogo y del acuerdo.

¿Cómo ve el humor social en este arranque de año?

—Bueno, en el país hay un humor social muy exacerbado, de mucha molestia, es evidente el malestar. Es un arranque de año difícil, para nosotros [los gobernadores] es un tema difícil porque están actuando muchos grupos que están de manera deliberada generando conflictos y violencia, que si bien se puede explicar no se puede justificar.

Las protestas han escalado a bloqueos y saqueos. ¿Qué lectura da?

—Debemos tener mucho cuidado en que esto no derive en un crisis mayor, como se dice coloquialmente: “No hay que echarle más gasolina a la crisis o echarle más gasolina a la hoguera y que esto no derive en un problema de gobernabilidad”.

¿Podría escalar este problema?

—Bueno, si no hay diálogo, si no hay acuerdo, si no construimos salidas habrá confrontación y si hay confrontación habrá crisis.

¿Tardó mucho en salir a dar una postura el Ejecutivo federal?

—Es un cálculo político de ellos, ellos saben lo que están haciendo, la gente juzga cómo lo están haciendo, yo considero que había que haber salido [antes]. Yo propuse el día 4 [de enero] reunirnos inmediatamente, hubo una propuesta de los gobernadores para que sea el 9 y nunca es tarde para empezar a trabajar sobre esta línea, hay condiciones de gobernabilidad. Hay manifestaciones, pero no estamos en una crisis de gobernabilidad del país.

¿Hay gobernabilidad o el país se está incendiando?

—No, hay intención de algunos sectores de que así parezca, incluso con información exacerbada en redes que no corresponde a la realidad para crear un ambiente de inconformidad.

¿Este tema les pegará a los partidos en los próximos comicios?

—Por supuesto que sí, la gente vota también por lo que percibe, lo que considera que no funciona y lo que le molesta, no va a votar a favor de las cosas que le hacen daño.

¿Ha sido correcto el papel del PRD en este tema?

—Sí, el PRD no votó en esa miscelánea, los diputados y los senadores no avalaron lo que se conformó por una mayoría en la Cámara de Senadores ni en la Cámara de Diputados”.

¿Hace falta mayor presión de la izquierda?

—No, hemos actuado con responsabilidad, no compartimos la reforma energética en los términos como se hizo. Yo planteé un esquema de apertura privada, pero manteniendo a la empresa (Pemex), como una empresa del Estado y no desagregándola como lo hicieron el PRI y el PAN.

¿Cuál es el papel de los gobernadores en este problema?

—Tenemos que buscar salidas, la oportunidad que tiene la Conago para presentar una propuesta de consenso, partiendo de la base de que somos corresponsables de la gobernabilidad más allá de las diferencias partidistas, que dé una salida para toda esta situación, es conveniente que el Presidente nos escuche y atienda.

¿A qué se debe que Morelos sigue con problemas de inseguridad?

—No, hemos reducido los índices de inseguridad, como el secuestro notablemente en casi 80%, lo mismo que el delito de extorsión. Lo que nos ha pegado es la violencia vecina de Guerrero y el Estado de México entre los grupos delictivos, porque no están atentando contra la población.

¿Pese a operativos coordinados?

—Los estamos haciendo, pero se ha disparado mucho la violencia en el Estado de México y en Guerrero, eso nos impacta, pero a diferencia de allá nosotros estamos en una condición de inversiones y seguridad que nos da gobernabilidad y seguridad, tenemos una inversión como nunca antes de casi mil 200 millones de dólares.

Sobre el proceso contra el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, Graco Ramírez dijo que el ex futbolista tiene que aclarar ante las autoridades si usó o no documentos falsos, pero sobre todo, dijo que esto representa un problema para la democracia ante el desencanto a la clase política. “Los diputados de Morelos han resuelto que él incumple con la Constitución y que es ilegítimo su cargo, esto debe ser un tema de reflexión para los ciudadanos en futuras elecciones”, dijo.

categorías
Contenido relacionado